948 962 200 682 991482
OHR, Consultoría Navarra de empresas

En el anterior documento, de los que conforman la serie LA PYME EN SU ENCRUCIJADA, finalizábamos el mismo señalando la baja productividad de las micro pymes, así como proponiendo dos escenarios para poder avanzar en la mejora de la misma.

Pues bien, en el presente artículo vamos a abordar el primero de dichos escenarios, consistente en la creación de empresas o grupos empresariales a partir de micro pymes ya existentes.

En el anterior documento, de los que conforman la serie LA PYME EN SU ENCRUCIJADA, finalizábamos el mismo señalando la baja productividad de las micro pymes, así como proponiendo dos escenarios para poder avanzar en la mejora de la misma.

Estos dos escenarios eran:

  1. Creación de empresas/grupos empresariales a partir de micro pymes ya existentes, cuya actividad fuera la misma y/o complementaria.
  2. .Utilización de soluciones actualmente disponibles, generalmente apoyadas en las nuevas tecnologías, las cuales permitan la producción de bienes, o prestación de servicios, conectados en red.

Y lo finalizábamos indicando que cada uno de los dos escenarios expuestos tiene sus características consustanciales y sus propias necesidades y, por tanto, requieren de su propio planteamiento, lo cual iríamos desarrollando en próximos artículos que iríamos elaborando desde OHR Consultoría.

Pues bien, en el presente artículo vamos a abordar el primero de dichos escenarios, consistente en la creación de empresas o grupos empresariales a partir de micro pymes ya existentes.

En este caso, nos podemos encontrar con empresas que tengan idéntica actividad, siendo también recomendable que se incorporaran actividades complementarias a la principal, por el valor añadido final que se puede aportar al cliente.

Es palpable la existencia de micro pymes que fueron creadas en su día por una persona en solitario, o a lo sumo formando un equipo de emprendedores muy reducido, las cuales han ido evolucionando y han llegado a prestar un servicio, o a fabricar un producto de alta calidad, reconocido en el mercado y con una amplia cartera de clientes, todo lo cual en un momento dado les obliga a enfrentarse a un gran dilema: crecer, o no crecer.

Esta necesidad puede surgir por la amplitud de la demanda que han llegado a generar, por la existencia de un parque de maquinaria ya puesto en marcha en su mercado, por la necesidad de la internacionalización del negocio, etc.

Lo cierto es que dicho crucial paso a dar, deja inmerso al /los titular/es del negocio en una situación a la que tienen que hacer frente, ya que en caso contrario el proyecto entrará en una espiral de languidez que lo abocará irremediablemente a su desaparición a medio/largo plazo, puesto que la voracidad propia del mercado, empujado por la omnipresente globalización, hará que aparezca un nuevo competidor que ocupe su lugar.

Resulta de imperiosa necesidad la realización de un plan de negocio que sirva de soporte de simulación de posibles escenarios de evolución del proyecto, en el cual se tendrá en cuenta el mercado, la innovación, los medios productivos, los medios financieros, así como los medios internos para configurar una estructura que permita aportar al proyecto el apoyo que su evolución y crecimiento demande.

Si bien la elaboración de dicho plan de negocio es necesario que sea llevado a cabo con la colaboración de consultores expertos en la materia, - los cuales aportarán además de método y acompañamiento durante el proceso, dosis de innovación y criterio propio a contrastar con los propietarios de la empresa- lo realmente importante para poder dar el paso es eliminar las resistencias que suelen ofrecer este tipo de emprendedores, las cuales dificultan poder avanzar en el mismo.

Y en este sentido, nos referimos a la típica desconfianza hacia otros propietarios de empresas de la competencia, a la habitual convicción interna en que nosotros siempre lo hacemos mejor que el resto, a focalizarnos en lo que podemos llegar a perder en vez de analizar a fondo lo que podemos llegar a ganar, etc.

Nuestra larga trayectoria como consultores, así como el elevado número de experiencias de esta naturaleza ya vividas en nuestro entorno, nos confirman que todo este tipo de resistencias suelen acabar imponiéndose en la mayor parte de los proyectos, impidiendo avanzar en los mismos. Y a las pruebas nos remitimos, en base a las tozudas cifras que año tras año reflejan las características y tamaño de las empresas existentes.

Óscar Hortigüela

 

DESTACADOS

Este sitio Web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación de nuestros visitantes y ofrecerte contenido multimedia. Si continúas navegando, se entiende que aceptas su uso y en caso de no aceptar su instalación deberás visitar la Política de cookies, donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. Saber más

Acepto